Que se note que somos Pascua y que tenemos vida

pascua

 

David Jasso Ramírez / Sacerdote de la Parroquia del Rosario en Monterrey

La Semana Santa termina con la celebración de la Vigilia Pascual del Sábado Santo para dar paso al tiempo de Pascua que es diametralmente opuesto a la Cuaresma que hemos vivido.

La Pascua representa “el paso” de la muerte a la vida, cuyo acontecimiento central es la resurrección de Jesús que situamos en el pasado y en el futuro, pero ¿qué tiene que decirnos en el presente?

Comencemos diciendo que la resurrección significa el gran SÍ de Dios a la cultura de la vida, frente a la cultura de la muerte. Dios es un Dios de vida y no de muerte.

Existen muchas maneras de “morir”, no solamente la física. En nuestro mundo, se dan muchas negaciones, que anulan el deseo de vivir. Muchas personas saben lo que es “ir muriendo en vida” por ejemplo, debido a una grave depresión, a la pérdida de esperanza, al sinsentido del sufrimiento o a todas esas circunstancias que hacen que dudemos si valió la pena haber venido a este mundo.

Creer en la resurrección de Jesús, es creer que el mal no es omnipotente. Que no tiene la última palabra. Nos espanta, nos paraliza, parece ser todopoderoso, pero no lo es.

Creer en la resurrección, es confiar en la vida otra vez. Es no rendirse a lo que pretende oscurecer nuestro horizonte. Es descansar en un Dios que nunca descansa para encontrar las salidas a nuestros problemas.

Creer en la resurrección, es creer que la vida es más poderosa que lo que mata la ilusión, las ganas de vivir y el deseo de compartir.

Que se note con nuestra actitud y nuestras acciones que es Pascua. Resucitemos en nosotros la esperanza, la confianza, la alegría, y anunciémoslo a este mundo desesperado y perdido en sus oscuridades.

Seremos pascua si mantenemos la confianza, aunque nuestros proyectos fracasen, aunque no destaquemos en nada, aunque nos equivoquemos y seamos débiles y torpes.

Seremos pascua si nos abrimos a los demás, al que sea, entregándole nuestro tiempo, nuestro apoyo y comprensión, aunque tengamos las manos vacías.

¡Seamos Pascua, seamos como Jesús, camino, verdad y vida!

Contacto: davidjasso@iglesiademonterrey.com
Facebook: David Jasso Ramírez
Twitter e Instagram: @davidjassor