¿Quién debe estar primero? ¿Mi pareja o mis hijos?

Por Ana Luz García Aldrete / Psicóloga

“Lo más importante que un padre puede hacer por sus hijos es amar a su esposa,  la madre de sus hijos”.

                                                                                                    Theodore Hesburgh

Hoy hablaré sobre la importancia del amor y del respeto mutuo entre la pareja y  sobre cómo el padre es el encargado de otorgar los lugares a cada persona en el sistema familiar. Ubicar en el lugar correcto a la pareja,  a los hijos,  a los hijos de una relación anterior, a las ex parejas, a los abuelos (si es que viven en casa) etc es de primordial importancia.  Estar bien ubicado dentro del sistema familiar será la clave para que tengamos un equilibrio emocional sano.

Los grandes estudiosos del comportamiento humano como psicólogos y sociólogos aseguran que el desarrollo óptimo de un niño se da en un entorno familiar en el que ese niño puede observar cómo los padres se quieren y se respetan.

Es muy importante que los hijos vean esa gran alianza entre sus padres,  es como verlos del mismo equipo.  Ese ‘equipo’  hará que los hijos, por sí mismos,  tomen el lugar que les corresponde por debajo de los padres.  Es muy triste ver cómo algunos padres permiten que sus hijos se ubiquen por encima de ellos.  Hoy en día vemos cómo los padres ‘obedecen’ a sus hijos y cómo estos los agreden. Esta desubicación del hijo viene de un sistema familiar en dónde todos sus miembros están en una posición que no les corresponde.

El padre ubica y otorga los lugares dentro del sistema familiar y,  a la primera que tiene que otorgar su lugar,  es a la madre de sus hijos y,  a su vez,  la madre ubica al padre y los dos forman una alianza fuerte que ubica a los hijos.  Las parejas tienen que dejar atrás esa práctica de ‘echarse tierra’ uno al otro delante de los hijos.  Las diferencias con tu pareja se hablan en privado y frente a los hijos hay que mostrarse en completa alianza.

Cabe mencionar que,  aun cuando la pareja ha decidido separarse o divorciarse,  la alianza entre ellos debe continuar cuando hay hijos de por medio.  Esta alianza entre los padres es la que un hijo necesita para estar emocionalmente bien a pesar de la separación.

Ya sólo me queda decir: Papá, que tu hijo o hija siempre te escuche hablar bien de su madre.