Reality Bites, X-Men y Millennials

 

Por Nerio Morillo / Cook and Coach Co Creador Familiando

Siempre me ha resultado fascinante, la historia detrás de los grupos generacionales, sus intereses, las diferencias en cuanto los enfoques, los puentes naturales y la forma de relacionarse, todo orquestado por el inexorable tiempo y el paso de este tren, que a toda marcha, dinamiza y da color a cada estación del ciclo de vida, “Reality Bites” en tiempo real.

El encontrar a los abuelitos Babys Boomers, discutiendo sobre temas de crianzas con sus hijos de la Generación X, quienes no encuentran como entusiasmar y darle esperanza a unos Millennials, a los que se les prometió un mundo distinto, se les dijo que eran especiales, sin haber hecho ningún mérito, ni haber trabajado por ello y que tendrían todo lo que quisieran en la vida, dentro de una burbuja llamada hogar; esta es una escena de aparición frecuente, tan rica en matices, como en retos, al dejar ese espacio protegido y ponerse en contacto con una realidad compleja, cambiante y desigual.

Pienso que un buen comienzo, empezaría porque cada generación asumiera su cuota de responsabilidad, sobre los padecimientos de la generación que ha heredado su legado o no culpar a ultranza la generación anterior sin haber hecho el menor esfuerzo por generar un cambio; la salida más fácil, es cuestionar los resultados, generacionales de un grupo, alegando que antes se hacía mejor o que el grado de compromiso y responsabilidad eran distinto, pienso que es tiempo de cambiar de canal, abandonar la queja y dejar de ser la víctima de la generación anterior.

Los padres de la Generación X, tenemos una enorme ventaja, atada a nuestra capacidad de adaptación, a tantos cambios que nos ha tocado presenciar; valgámonos de ella, para mostrarles a nuestros asombrosos, idealistas y fantásticos Millennials, que la vida no se reduce a un like, que la recompensa instantánea no es real, que a la gente le gusta que la llamen por su nombre, que le miren a los ojos, que la escuchen, que le presten atención, que es maravilloso hacerle sentir al otro, que su compañía es más importante, que sucumbir al estímulo adictivo de checar el móvil a cada instante, que el rescatar lo que nos hace humano, es la llama que le da esperanza y significado a este viaje.

 

Contacto: neriomorillo@familiando.org