Relación entre Malasia y Norcorea entra en crisis

Por Notimex

Seúl.- La paciencia del gobierno de Malasia frente a las amenazas de Corea del Norte empieza a agotarse, luego que el caso sobre el asesinato del hermanastro del líder norcoreano Kim Jong-un ha entrado en un callejón sin salida.

El viceprimer ministro de Malasia rechazó este sábado las afirmaciones recientes del régimen norcoreano de que Kuala Lumpur habría fabricado el asesinato del pariente del gobernante Kim Jong-un en colusión con Corea del Sur.

Según los medios de comunicación locales, incluyendo el diario The Star, el viceprimer ministro Ahmad Zahid Hamidi sostuvo que la paciencia de Malasia tenía sus límites.

El funcionario también advirtió a los diplomáticos de Corea del Norte, que han emitido declaraciones fuertemente provocativas contra Malasia, que pagarán un alto precio si continúan con sus ataques.

El embajador de Corea del Norte en Kuala Lumpur había afirmado que Malasia coludió con Corea del Sur y manipuló el asesinato de Kim Jong-nam, lo que provocó fuertes críticas del gobierno de Kuala Lumpur.

Malasia también ha tenido que hacer frente a las afirmaciones sobre una supuesta violación a las sanciones internacionales contra Corea del Norte, luego que habría permitido al régimen de Pyongyang tener dos empresas gestionadas por el servicio de inteligencia norcoreano.

En un comunicado emitido este sábado por su Ministerio de Asuntos Exteriores, el Ejecutivo malasio rechazó las informaciones sobre la supuesta actividad ilícita de las citadas sociedades.

“Malasia rechaza categóricamente las insinuaciones” y “garantiza la plena aplicación de todas las resoluciones (de la ONU) pertinentes”, señala el escrito.

El inspector general de la Policía malasia, Khalid Abu Bakar, confirmó el pasado 28 de febrero la existencia de dos compañías controladas por accionistas y directores norcoreanos, sospechosas de dedicarse a la venta de armas.

La revelación tuvo lugar dos semanas después de que Kim Jong-nam, el hermano mayor del líder norcoreano, fuera asesinado con una potente sustancia tóxica en el aeropuerto de Kuala Lumpur, en una acción que según Corea del Sur fue realizada por agentes norcoreanos.

Ri Jong Chol, el único norcoreano detenido por el caso, fue liberado esta semana debido a la falta de pruebas y negó este sábado cualquier papel en el asesinato de Kim y acusó a la policía de Malasia de tratar de involucrarlo con “evidencia fabricada” para difamar a Corea del Norte.

El norcoreano hizo breves declaraciones a los medios en los exteriores de la embajada de Corea del Norte en Beijing, donde se encuentra de paso tras ser liberado y deportado por las autoridades malasias el día anterior.

Corea del Sur asegura que Pyongyang está detrás del asesinato de Kim Jong-nam, mientras el régimen de Pyongyang atribuye su muerte a un ataque al corazón

Por otra parte, Corea del Norte cree que todo lo que rodea al presunto asesinato en Kuala Lumpur de Kim Jong-nam es un claro ejemplo de “fake news” (noticias fabricadas) difundidas por el gobierno de Seúl para desviar la atención de su propia crisis política.

Se trata de “la propaganda histérica de Corea del Sur, que atraviesa la peor crisis política de su historia y necesita desviar la atención”, señaló el embajador norcoreano en España, Kim Hyok Chol.

En este sentido, Corea del Norte advirtió este sábado a Estados Unidos que “pagará caro” si resalta a Pyongyang como patrocinador estatal del terrorismo tras el asesinato del medio hermano del líder Kim

Kim Jong-Nam, de 45 años, murió el 13 de febrero en un atestado aeropuerto de Kuala Lumpur en un ataque con el agente nervioso VX, considerado un arma de destrucción masiva.

Los medios de comunicación de Corea del Sur y Japón, citando fuentes diplomáticas, han informado desde entonces que Estados Unidos ha estado reflexionando si colocando a Corea del Norte de nuevo en su lista de países que apoyan el terrorismo, que incluye a Irán y Siria.

“Estados Unidos se dará cuenta de lo caro que tiene que pagar por sus acusaciones sin fundamento contra el digno país de Corea del Norte”, señaló el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores al canal de noticias estatal KCNA.

El portavoz sostuvo que Pyongyang se opone a “todas las formas de terrorismo” y acusó a Estados Unidos de tratar de manchar su reputación.

Corea del Norte armado con armas nucleares fue designado por primera vez como patrocinador estatal del terrorismo en 1987 cuando sus agentes bombardearon un avión surcoreano matando a todos los 115 pasajeros a bordo.

Pero fue retirado de la lista en 2008 después de que Pyongyang tomó medidas para congelar sus instalaciones nucleares.

Sin embargo, desde entonces Corea del Norte ha reanudado sus actividades, realizando cuatro pruebas atómicas y numerosas pruebas de misiles a pesar de que están prohibidas bajo varias resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.