Me retiro de Vía Ciudadana.- Liliana Flores

Redacción

Monterrey.- La activista Liliana Flores Benavides publicó este día un post en su red social de Facebook en el que anuncia que se retira de Vía Ciuadadana.

Flores Benavides explica que no está de acuerdo en la forma en que se está manejando el movimiento, y señala que la gota que derramó el vaso fue la aceptación de integración de Jaime Rodríguez Calderón, aún priista, y Fernando Elizondo Barragán, ex panista que recién abandonó su partido.

Estas son las palabras de Flores Benavides:

«Me retiro de Vía Ciudadana.

No es el proyecto que yo pensé. 

La concepción de construir un movimiento desde el entorno ciudadano, para transformar la política en el Estado,

no tiene nada que ver con lo que se está gestando.

Un mes me ha bastado para darme cuenta, que hay un grupo de gente con buena voluntad, pero al final se expresan

los intereses personales de unos cuantos.

Antes de la constitución de Vía Ciudadana y después, les solicité que debíamos de construir el cemento que nos pudiera unir,

a los diferentes, en torno a un mismo objetivo y sólo recibí respuesta de Daniel Boutrille y Tatiana Clouthier. Esto es, qué

queremos hacer, o qué queremos ofertar a la gente, de ser posible, que ciudadanos independientes llegaran al poder y todos

se quedaban con el discurso de las candidaturas independientes, cuando estás candidaturas son la vía para llegar, pero no

el contenido por lo que se va a luchar ni el compromiso que se asume con la ciudadanía.

Posteriormente trabajamos Daniel Boutrille, Javier Zambrano y yo, ese contenido, que pasó sin pena ni gloria.

Durante este mes, se han evidenciado actos de corrupción extrema, de quienes nos gobiernan y en lugar de que Vía Ciudadana,

como expresión de la ciudadanía, encabezara la lucha en contra de la corrupción, la actividad se ha centrado en reuniones para

decidir cómo se va a elegir al candidato.

En este mes, solicité que me dijeran quien estaba financiando los pocos o muchos gastos, no lo sé, de Vía Ciudadana, pues yo no

he dado ni un quinto para ello, y nadie me respondió.

Si Vía Ciudadana se dice defensora de la transparencia y de lucha contra la corrupción, en un mes me he dado cuenta que no hay

congruencia entre el decir y el hacer.

A través de los medios me di cuenta de que tres integrantes de Vía Ciudadana, se sentaron a platicar con Jaime Rodríguez Calderón

y con Fernando Elizondo, cuestión que me expliqué, en cuanto que en la política, uno tiene que tener la capacidad de sentarse a platicar

con todos.

El asunto que derramó el vaso es que me mandan un correo para citarme a una reunión el día de mañana, donde me dicen que

Fernando Elizondo y Jaime Rodríguez Calderón se incorporan.

Primero, ¿quién tomó esta decisión?, entonces Vía Ciudadana, no es un movimiento democrático.

Segundo, Jaime Rodríguez Calderón es priista. El no ha renunciado a su partido, el PRI. El está trabajando en su proyecto personal.

En el documento fundacional de Vía Ciudadana se estableció que nuestra lucha era en contra del PRI y el PAN, que son los dos partidos

hegemónicos, que tienen en la lona a Nuevo León. El está abriendo puertas, por si en su partido no lo eligen, pero sin deslindarse

públicamente, ahora, de ese partido y sus trapacerías.

Tercero, Fernando Elizondo, se deslinda de su partido, justo en el tramo de nacimiento de la Vía Ciudadana. Pareciera que una parte

de Vía Ciudadana, generó este proyecto “a modo”.

Cuarto, yo pensé que Vía Ciudadana, podría ser la esperanza para Nuevo León, pero desde mi óptica, no lo es. Por eso me retiro,

pues no quiero participa en generar una falsa expectativa de esperanza a los nuevoleoneses.

Quinto, reconozco el gran valor que hombres y mujeres, en su trabajo personal o social han realizado y que integran Vía Ciudadana, pero

hoy no coincido con ellos en este proyecto, aunque en otros proyectos sociales y políticos trabajemos juntos.

Espero no me den la espalda y respeten mi decisión. Si no es así, no sería la primera vez.

Sexto, yo seguiré trabajando desde la esfera ciudadana, aportando, aunque sea una gota de esperanza, en este mar de sufrimiento social.

Salud y larga vida para todos.

Liliana Flores Benavides