Se pierden 15 migrantes en el Mediterráneo

 

Por Notimex

Roma.- Los equipos de rescate de Italia continúan este martes la búsqueda de unas 15 personas desaparecidas en el mar Mediterráneo, entre ellos varios niños, luego que naufragó el barco rústico en el que viajaban frente a las costas de la isla de Lampedusa, causando la muerte de 13 migrantes.

Las condiciones climáticas dificultan la búsqueda de unas 15 personas, entre ellos cuatro niños: un bebé de ocho meses, otro de dos años y dos de 12 años, según el testimonio de los sobrevivientes al naufragio ocurrido entre el domingo y lunes, reportó la agencia de noticias Ansa.

Los sobrevivientes, unos 22, dijeron a las autoridades que en el pequeño bote viajaban unas 50 personas, en especial tunecinos y africanos subsaharianos.

Según las primeras investigaciones, uno de los botes de la Guardia Costera Italiana estaba a punto de comenzar el rescate a unas seis millas náuticas de Lampedusa cuando el bote volcó, al parecer todos los migrantes se movieron hacia un lado y, ante el mar agitado, volcaron el bote.

A bordo del bote rústico, que salió de Túnez, “viajaban todos sin salvavidas, si lo hubieran tenido ahora estarían a salvo”, señaló el fiscal adjunto de Agrigento, Salvatore Vella.

“En la barcaza había más de 50 migrantes. La mayoría de los sobrevivientes, 13 hombres y nueve mujeres, se salvaron sólo gracias al coraje de los hombres de la Guardia Costera y la Guardia de Finanzas”, aseguró.

Un joven tunecino, que dijo llamarse Wissem, narró que vio al bebé de ocho meses esa noche cuando el bote volcó.

Contó que mientras subía a la superficie del agua con dificultad, luego que el bote se volcó, vio al bebé que se hundía y lo agarró para traerlo de vuelta a la superficie, pero lo soltó ya que otro migrante comenzó a jalarlo de los tobillos, lo que le dificultó flotar y por ello soltó al bebé.

De los 13 cuerpos recuperados, cuatro fueron reconocidos por sus familiares que también viajaban en el barco accidentado.

Entre las personas identificadas figura una niña de 12 años, la víctima más pequeña recuperada, quien viajó con su madre, una prima y su tía que la reconocieron.