Se realizan funerales del príncipe Felipe

Por Redacción

Reino Unido.- El cortejo fúnebre que trasladó el cuerpo sin vida del duque de Edimburgo arrancó este sábado desde el castillo de Windsor en dirección a la capilla de San Jorge, donde se ofició una ceremonia por el consorte de la reina Isabel II, fallecido el pasado 9 abril a los 99 años.

El vehículo híbrido en el que se trasladó el ataúd del príncipe Felipe, un todoterreno Land Rover verde diseñado por él mismo, inició la procesión flanqueado por nueve representantes de diferentes regimientos militares, con los que el esposo de la monarca estuvo vinculado, y seguido por sus cuatro hijos, Carlos, Eduardo, Ana y Andrés.

Por su parte, la soberana se desplazó en su propio automóvil, un Bentley, junto con una dama de compañía, hacia el templo de estilo gótico, donde la ceremonia contó solo con 30 invitados debido a la pandemia.

A las puertas de la capilla, el deán de Windsor y el arzobispo de Canterbury recibieron al féretro, que fue instalado sobre el catafalco mientras los asistentes, cubiertos todos con mascarillas, se dirigían a sus sitios asignados para mantener la distancia social.

Descansan restos en San Jorge

El príncipe Felipe fue enterrado en la bóveda real de la capilla de San Jorge junto con los restos de otros 24 miembros de la realeza, incluidos tres reyes de Inglaterra. Pero probablemente no será su lugar de descanso permanente.

El mayor de los siete lugares de entierro dentro de la capilla, la bóveda, alberga los restos del rey Jorge III, cuyo reinado de casi seis décadas incluyó los años de la Revolución Americana. Sus hijos, el rey Jorge IV y el rey Guillermo IV, también están enterrados allí.

La bóveda también ha sido el lugar de descanso temporal de casi 30 miembros de la realeza, incluida la madre de Felipe, la princesa Andrés de Grecia. Sus restos fueron trasladados al convento del Monte de los Olivos en Jerusalén, donde ahora se encuentran cerca de su tía, la gran duquesa Serge de Rusia.

El rey Jorge VI, padre de la reina Isabel II, fue enterrado en la bóveda real durante 17 años antes de que sus restos fueran trasladados a la capilla conmemorativa del rey Jorge VI en St. George en 1969. Su esposa, la reina Isabel, la reina madre y su hija, la princesa Margarita, fue enterrada junto a él después de su muerte en 2002.

Después de la muerte de la reina Isabel II, se espera que ella y Felipe sean enterrados en el cementerio real de Frogmore Estate, cerca del castillo de Windsor.