Será Línea 3 del Metro transporte obsoleto

Por Andrea Martínez

Monterrey.- Han pasado más de cinco años desde que la Línea 3 del metro, arrancó con bombo y platillos, lo que prometía sería un desfogue para las vialidades.

En diciembre del 2012, en su primera gira como Presidente, Enrique Peña Nieto, se comprometió a destinar recursos para llevar a cabo su plan estratégico para Nuevo León, el cual sería una línea nueva de metro, que beneficiaria a toda la población.

De acuerdo a la información proporcionada por el ex Mandatario federal, indicaba que la entidad contaba con 4 millones 089 mil 962 habitantes, los cuales se verían beneficiados por las conexiones, reducción de tiempos de viaje entre otros.

Tras su compromiso, el primero de octubre del 2013, el ex Gobernador priista Rodrigo Medina de la Cruz, dio el banderazo oficial, y cinco días después en su Cuarto Informe de Gobierno, el Mandatario estatal, destacó la ayuda de Peña Nieto e indicó que dicho transporte daría un servicio a más de 280 mil usuarios adicionales por día.

Sin embargo, el proyecto poco a poco fue congelándose por falta de recursos, mismos que el ex mandatario federal se había comprometido a asignar.

Cambio el sexenio estatal y a su llegada el Gobernador Jaime Rodríguez Calderón, expuso lo complicado que fue “destrabar” el dinero pendiente para concluir la construcción de las estaciones, que finalmente en junio pasado, en su última visita como Presidente Enrique Peña Nieto, accedió a entregarlo.

Ahora, según el Gobierno Estatal, el Metro funcionará hasta finales este año, con una extensión de 7.5 kilómetros y contará con ocho estaciones.

Si bien, dicho proyecto fue presentado en 2012, y planeado de acuerdo con las cifras de años anteriores, ahora resulta para Nuevo León un proyecto obsoleto.

Y es que los números han cambiado, actualmente hay más de 5 millones 119 mil habitantes, es decir más de un millón de personas que cuando se realizó el estudio por parte del Gobierno Federal.

Por lo que dicho proyecto, dejará de ser un “alivio” para el Estado, pues con la lenta construcción, la población aumentó y con ella la expansión de la mancha urbana y la demanda de más transporte público.

En tanto, ahora, se debería comenzar con el análisis y planificación de la Línea 4, ya que la tres a pesar de que aun no es inaugurada no abastecerá el servicio.