Solicita Ebrard a consultados garantizar matrimonio gay

 

Por Notimex

México.- El Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubon, instruyó a los consulados de México en el mundo para que se cumpla el derecho de todas las personas a contraer matrimonio, sin distinción entre las parejas del mismo sexo.

En conferencia de prensa, el canciller destacó que los consulados mexicanos “deben aplicar lo que disponen las normas, siempre en favor de los derechos de las personas y no en contra, porque no se vale la interpretación para restringir derechos”, por cuestiones de raza, religión, género o preferencia.

El matrimonio deberá efectuarse tal como indica el Código Civil, en el sentido de que se llenará la acta de quienes lo deseen, dos mexicanas o mexicanos, una mexicana y un mexicano, reconociéndose que es una decisión de las personas y no del Estado.

Así, en los consulados no se usará el argumento, como sucedió en la administración del expresidente Felipe Calderón, de que no estaba reconocido por la ley, porque ahora sí se puede establecer un criterio basado en la Constitución mexicana.

Ebrard mencionó que desde este jueves la instrucción a todos los consulados será para definir que el matrimonio entre personas del mismo sexo no es un tema de conciencia o que esté sujeto a ninguna interpretación personal, sino que es una norma legal y un derecho de todas y todos.

Previo al Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, a conmemorarse el viernes próximo, subrayó que el Estado no tiene por qué invadir esa esfera totalmente personal y libre.

El matrimonio no puede ser regulado por el Estado de manera excluyente o preferencial, sino que es un derecho de cada persona; además, la identidad de los mexicanos en el Siglo XXI debe ser de una sociedad abierta, igualitaria, libertaria y lo más equitativa posible todos los días, dijo.

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) comentó asimismo que para construir una sociedad donde prive la equidad, una de las piezas clave es reducir la desigualdad social, que en México por más disfraces estadísticos que se le pongan ha ido creciendo.

Esta desigualdad, abundó, no sólo ha crecido en cuanto al número de pobres absolutos, sino en cuanto a la distribución de la riqueza, ya que uno por ciento de la población tiene más respecto al resto de los mexicanos.