Lo que deja el mundial