Los Bichir cumplen con los regios