los más afectados por el Síndrome de Cuello de Texto