Marchas

Editorial

Las marchas que no llegan

En paralelo a la marcha en Nueva York también hubo otras en las ciudades de Sydney, Río de Janeiro, Buenos Aires, Bogotá y París con manifestantes que llevaban pancartas alusivas a su descontento contra la pasividad política de sus líderes en torno a la petrolización de la economía y de prácticas como la fractura hidráulica para la obtención de gas shale, además de resaltar los efectos del cambio climático, entre otros, las grandes sequías, tormentas e inundaciones que se han presentado en los últimos años.