Temen mamás por sus hijos en Centro Estatal Convivencia

Por Edith Balvaneda

Monterrey.- No bastó denunciar y someterse a un proceso de divorcio para dar fin a una vida de maltrato familiar, sino que ahora madres tienen que ver cómo sus hijos son forzados a convivir con sus papas para cumplir con un requisito de reinserción.

Una madre de familia, que prefirió quedar en el anonimato, denunció a Dominio Noticias como su hijo y otros niños que viven un proceso de desintegración familiar al separarse sus padres por motivos de violencia e incluso violación, son forzados a convivir con sus padres  dentro del Centro Estatal de Convivencia de Nuevo León, ubicada en la colonia Obispado, en Monterrey.

Aunque el fin del Centro Estatal de Convivencia fue creado para proteger a los niños, niñas y adolescentes; así como garantiza ser un lugar seguro para el pleno desarrollo de los encuentros paterno infantil, la mujer aseguró que es todo lo contrario pues los psicólogos que trabajan en el lugar son personas faltas de experiencia, sensibilidad y tacto con los infantes, situación que las mantiene en constante preocupación al no percatarse de tal situación autoridades del Poder Judicial.

Asimismo aseguró que estos no se percatan de las conductas agresivas que los padres siguen tiendo con sus hijos y el temor que aún les genera su presencia, explicó la madre de familia, vocera de más de 60 que se encuentran en la misma situación. 

Por tal motivo pidieron a las autoridades correspondientes, escuchar las opiniones de las mamás para que realmente exista un cambio en la convivencia y que realmente se corrobore el progreso que a los padres de familia han tenido para poder terminar dicho programa.