Trump, aranceles y migración

Por Carlos Carrasco Sánchez /  Catedrático de Economía de la UDEM

La semana pasada, el Presidente Trump anunció la intención de implementar impuestos a las importaciones de bienes mexicanos como una medida de sanción ante lo que considera un alto flujo migratorio hacia los Estados Unidos y la pasividad del gobierno mexicano.

¿Qué efectos se podrían esperar en México de implementarse los aranceles? Las empresas exportadoras mexicanas podrían enfrentar una caída en la producción ante una pérdida de competitividad. Además, la disminución en la producción de las empresas exportadoras y los efectos asociados se podrían reflejar en un menor crecimiento económico lo que deterioraría las condiciones de vida e incentivaría a los trabajadores a migrar. Por tanto, existe la posibilidad de que una medida que busca frenar la migración hacia los Estados Unidos genere el efecto contrario.

Los efectos negativos también se observarían en los Estados Unidos. Los consumidores estadounidenses tendrían que pagar un precio más alto por los productos mexicanos. Además, las empresas norteamericanas enfrentarían una pérdida de competitividad al obtener insumos más caros. En términos geográficos, lo anterior tendrá efectos especialmente negativos en las economías de los estados del sur de Estados Unidos, cuyo nivel de integración con México es mayor.

El arancel podría incrementar la popularidad de Trump en una franja de votantes conservadores, pero difícilmente generará un desincentivo a la migración. Disminuir permanentemente la migración requiere de una estrategia de desarrollo económico de las zonas de origen. Mientras las diferencias de desarrollo entre las regiones sean tan grandes, la migración permanecerá como válvula de escape.

Contacto: carlos.carrasco@udem.edu