¡Vence tus miedos!

Por Perla de la Rosa Torres

Seamos sinceros, a nadie nos gusta tener miedo, en general es algo que resulta desagradable. Sin embargo es universal, inevitable y hasta necesario para la supervivencia. Es una emoción natural que está presente en todo ser humano. Es una reacción física y psicológica ante la consciencia de un peligro real o imaginario, incluso funciona como un método de supervivencia ya que te pone en alerta frente a una posible amenaza. Por ejemplo, sentir miedo a los animales salvajes y situaciones de riesgo ayuda al ser humano a protegerse y ponerse a salvo.

Viéndolo desde esta perspectiva el miedo es una emoción que podemos utilizar a nuestro favor: 1) enfrentándolo para superarlo y aprender, o bien 2) protegiéndonos para no resultar dañados. En cualquiera de los casos el miedo nos moviliza.

El problema viene cuando el miedo es llevado al extremo y se convierte en pánico. Pues bien si el miedo nos moviliza, el pánico nos PARALIZA y no nos permite avanzar, convirtiéndose en un obstáculo difícil de superar…

Pero, ¿cómo saber cuándo el miedo se ha convertido en pánico?
-Se activa con demasiada frecuencia, aunque no exista un peligro real
-Cuando cuesta mucho lograr la calma y controlarlo

El miedo llevado al extremo y ante situaciones en las que no hay aparente riesgo se vuelve algo enfermizo, hablamos de una fobia.

Algunos de los miedos más comunes son: miedo a la muerte, miedo a la soledad, miedo a envejecer, miedo a perder un ser querido, miedo al fracaso, miedo a los cambios, miedo a las críticas, miedo a no cumplir los sueños y metas, miedo a la oscuridad (más común en niños).

Pero, ¿cuáles son las causas de los miedos?

Los miedos pueden ser desplazados, es decir el miedo se despertó ante una determinada situación, sin embargo, de manera inconsciente fue desplazado hacia otra situación, como sucede con algunas fobias. Los miedos también pueden ser aprendidos de los adultos, esto sucede por ejemplo, cuando crecimos viendo que mamá le temía a las arañas y adoptamos ese miedo. O bien transmitidos cuando los padres o personas significativas nos lo dicen constantemente: a las lesiones, peligros al salir de casa o hacer el ridículo por no saber hacer algo, etc.

Para superar tus miedos es importante aceptar cuando los sientes, este es el primer gran paso.

Como siguiente paso es importante identificar si este miedo es aprendido o desplazado. Hazte preguntas como: ¿desde cuándo siento esto? ¿cuándo me pasa? ¿dónde me pasa? ¿qué pienso antes? ¿y en el momento? ¿cómo me siento después? ¿conozco a alguien que reaccione de manera similar?

El miedo hay que enfrentarlo cuando vale la pena, es decir cuando representa un obstáculo que al enfrentar podremos superar y tener una mejor calidad de vida.

Buscar ayuda es necesario. Ayúdate ejercitándote para canalizar la ansiedad y estrés, practica yoga, descansa. Esto te ayudará a manejar tu estrés.

Una Psicoterapia es muy recomendable para entender y superar los miedos. Te permite detectar el origen, pero sobre todo, te ayuda a encontrar herramientas en ti mismo para manejar mejor tus emociones.

“Enfrentar tus miedos te libera de ellos.”
¡Vale la pena!

Lic. Perla de la Rosa Torres / psicoterapeuta y conferencista
licenciadaperla@gmail.com
nuevaperspectiva.net
Facebook: Nueva Perspectiva Centro Psicológico