Viernes Santo: representaciones del Viacrucis

Por Erik Rocha

Monterrey.- La Semana Santa cuenta con episodios que los creyentes recuerdan con reflexión y tristeza, y uno de ellos es el capítulo del Viernes Santo, La Pasión, día en que Jesús de Nazaret murió tras ser torturado y crucificado por sus captores romanos.

Manuel Mario Pérez, integrante del Consejo de la Iglesia Unida de Monterrey, explica lo sucedido en el Viernes Santo, que es recordado principalmente por el Viacrucis.

“El Viernes Santo Jesús es llevado a prisión, es interrogado por Herodes, también por Pilatos; Jesús también es flagelado, le dan 39 latigazos, le colocan una corona de espinas y se lleva a cabo el Viacrucis, cuando ya cargan al señor con la cruz pesada y lo encaminan a su martirio final; como resultado de todo él muere.

“Ese mismo día Jesús es sepultado en una tumba que proporcionó uno de los miembros del Sanedrín, José de Arimatea”, explicó Pérez.

En el Viernes Santo, la Iglesia Católica acostumbra realizar una representación del Viacrucis, donde se escenifica el sufrimiento por el que Jesús pasó antes de morir en la cruz.

En Monterrey, la representación más grande del hecho es la organizada por la Basílica de Guadalupe, incluso con meses de anticipación preparan dicha escenificación.

El objetivo de la representación es enseñar  es llamar a la reflexión a los creyentes mediante un mensaje visual.

“Esta representación es para enseñar a las nuevas generaciones, enseñarles cómo fueron los hechos de una manera visual, para qué entiendan más a fondo el significado del sacrificio de nuestro señor Jesucristo, todo lo que padeció,  todo lo que sufrió y para mantener viva esta imagen, este hecho, y que ni se olvide”, añadió.