Voz al ciudadano en temas ambientales

Por Dip. Francisco Treviño Cabello

La participación ciudadana en el tema de medio ambiente y desarrollo sustentable resulta fundamental para mejorar la calidad de vida de los habitantes de la entidad.

México ha impulsado en los últimos años la creación y consolidación de mecanismos efectivos de participación social a distintos niveles, buscando que la población se involucre activamente en el diseño, ejecución, seguimiento, evaluación y difusión de las políticas públicas en materia ambiental.

La Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, desde su expedición en 1988, promueve la participación de la sociedad en la gestión ambiental estableciendo los mecanismos en los artículos 157 a 159.

Asimismo, las modificaciones de 1996 y 2001 han confirmado y ampliado esta tendencia, reforzando esas disposiciones con la regulación del derecho a la información.

Sobre esta base, se crearon en abril de 1995 los Consejos Consultivos para el Desarrollo Sustentable, como órganos de consulta del sector ambiental, y con el objeto de facilitar la participación corresponsable de todos los sectores sociales y fomentar la protección, restauración y conservación de los ecosistemas y recursos naturales, así como de los bienes y servicios ambientales, con el fin de propiciar su aprovechamiento y desarrollo sustentable.

Dichos consejos ciudadanos vienen funcionando a nivel federal de forma exitosa a través de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, por lo que resulta importante replicar en el Estado esta valiosa herramienta de participación ciudadana, a fin de que la población se involucre activamente en el diseño, ejecución, seguimiento, evaluación y difusión de las políticas públicas en materia ambiental.

Los Consejos Consultivos de Desarrollo Sustentable (CCDS) constituyen espacios de participación en permanente evolución colectiva donde sociedad y gobierno han contado con grandes éxitos que ayudan a mejorar las condiciones de gobernabilidad ambiental.

El esfuerzo de México por motivar la participación ciudadana en materia ambiental, impulsado por el Presidente Felipe Calderón a través de dichos consejos, fue reconocido en la evaluación realizada en 2002 en Johannnesburgo por las Naciones Unidas, durante la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible.

Nuestro país destacó no sólo por la creación de estos órganos de participación social, sino por el avance en su institucionalización y permanencia.

Algunos logros que se han gestado en estos espacios (CCDS) son:
– Impacto en las políticas públicas del sector ambiental
– Impulso de los procesos de ordenamiento ecológico (Territoriales, Regionales y Marinos)
– Política Ambiental Nacional para el Desarrollo Sustentable de Océanos y Costas de México
– Inclusión y participación ciudadana
– Educación, cultura y fomento ambiental
– Proyectos productivos en Áreas Naturales Protegidas (ANP´s) y fomento a las Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMAS).
– Marco ético, elaboración de leyes, normas y reglamentos

Es por ello que esta semana presenté una iniciativa de reforma a la Ley Ambiental del Estado de Nuevo León para facilitar la participación corresponsable de todos los sectores de la sociedad a través de un Consejo Consultivo de Desarrollo Sustentable, para promover la defensa de los animales, la protección conservación y restauración de los ecosistemas, los recursos naturales y, los bienes y servicios ambientales, a fin de propiciar su aprovechamiento y desarrollo sustentable, en el ámbito estatal.

Estará integrado por 10 titulares y sus suplentes; tres por designación, por el Ejecutivo del Estado, por el Legislativo del Estado, por el Secretario de Desarrollo Sustentable (Secretario Técnico); siete por elección democrática, representando a los siguientes sectores:
1. Académico
2. Empresarial
3. Organizaciones No Gubernamentales
4. Organizaciones Protectoras de Animales
5. Jóvenes
6. Pueblos Indígenas
7. Organizaciones de Mujeres

Vamos a impulsar en el Congreso del Estado de Nuevo León la aprobación de dicha iniciativa que servirá para empoderar a los ciudadanos de Nuevo León, hacerlos partícipes de las políticas públicas relacionadas con el medio ambiente.

Ahora los ciudadanos podrán hacer recomendaciones a la Secretaría de Desarrollo Sustentable sobre las políticas, programas, estudios y proyectos que se pretendan implementar en el estado.

En otras palabras, Voz al ciudadano en temas ambientales.